Estas últimas semanas Cartagena, Alicante y Valencia se han visto inundadas de “turistas” que han invadido nuestras costas como lo hicieron aquellos piratas otomanos en el siglo XVI y que tanto cabrearon al magnánime Felipe II. Sin embargo esta vez vienen en “son de paz” a disfrutar de nuestras cálidas temperaturas, nuestros benignos pueblos y cándidos habitantes. Es la moda “crucerista”; cruzar el Atlántico con la casa a cuestas desembarcando cada día en un puerto diferente, sin deshacer maletas y al más puro estilo “caracol”.

Lo llevan incluido todo; el desayuno, almuerzo, cena, etc y cuando decimos todo también incluye la merienda, claro. Servicio de restauración las 24 horas del día; un viaje no apto para cardíacos. Para muchos extranjeros que desembarcan en nuestras costas es el viaje de su vida, ya que han estado ahorrando mucho tiempo: la imagen del crucerista multimillonario es a veces difusa y no cierta del todo. El otro día por ejemplo realicé un tour privado para 5 personas de una misma familia en Cartagena y me comentaban que llevaban 35 años ahorrando para ese crucero y que iban a gastarse todo el dinero navegando durante 35 días desde Nueva York hasta las Islas Griegas. Es muy curioso también que muchas excursiones son específicas para movilidad reducida, ya que viaja mucha gente con sillas de ruedas: el turista anglosajón viaja y viaja hasta el fin de sus días sin parar, algo muy diferente al sedentarismo de algunos españoles.

Sin embargo, pensamos que todos los cruceros son iguales y realmente, independientemente de tamaño, naviera, receptivo, forma, color, bandera, nacionalidad hay detalles muy curiosos que voy a permitir contaros. El más destacado es un crucero que “navega por el mundo” y se llama “mistery cruiser” donde sus pasajeros cuando cogen el barco no saben cuál es el destino, ni cuáles son los puertos a los que van a llegar; es un misterio total. Eso sí, llevan todas las excursiones incluidas y cuando bajan a puerto todos hacen la misma visita sin distinción. Es un caso muy concreto pero muy llamativo… todo un misterio.

En cuanto a las excursiones, hay de todo; desde tours privados, excursiones “low cost”, algunas muy preparadas con degustaciones, visitas guiadas , etc pero con el objetivo de enseñar todo nuestro potencial turístico entre 3 y 5 horas que es la media que suelen estar en tierra nuestros intrépidos cruceristas. En algunas excursiones se incluyen además dispositivos como radioguias para que las explicaciones del guía sean más claras ante la avalancha de turistas. De momento los mismo cruceros no disponen de servicio de audioguias para el visitante.

¿Qué más te gustaría saber sobre las excursiones que realizan los cruceristas? ¿Piensas qué es la mejor forma de viajar? ¿Has participado alguna vez en algún crucero?. ¡Déjanos tu opinión!

El baúl de Doña Concha Piquer en su trayecto Valencia-NY

0 Comentarios

Contesta

©2021 Ready2visit audiovideoguias | Creación de contenido | Texto | Imagen | Audio

CONTACTO

Atrévete a contactar con nosotros:

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?