Desde hace algunos años hemos asistido al despegue de las nuevas tecnologías aplicadas al mundo de la difusión cultural en todas sus vertientes: audioguias, audiovídeo-guías, envío de información masiva vía bluetooth, vídeoguias, realidad aumentada, aplicaciones, códigos QR, etc. Algunas formas, buscadas y rebuscadas con la finalidad de “facilitar” el servicio al “cliente” entiéndase en este caso por “turista”. Muchos sistemas de complicado manejo, son innecesarios y otros hasta incluso después de haberlos implantado ya están totalmente en desuso como es la tecnología vía bluetooth que no llega debidamente a dispositivos como Blackberry o Iphone.

Sobre los temas que estamos tratando en este blog, algunos con polémica servida como en el caso de las visitas teatralizadas, se evidencia una vez más que el municipio turístico  no tiene claro cuáles son los objetivos ni el camino a seguir para el aprovechamiento de sus recursos debidamente. Como vimos en el pasado post sobre el “boom de las visitas guiadas teatralizadas” siempre buscamos separar y definir que, independientemente de la oferta turística, la figura de un Guía Turístico Profesional es insustituible; ni por una visita guiada teatralizada, ni por una audioguía ultramoderna.

Las audioguias como su nombre indica, conjugan en un mismo dispositivo una serie de pistas que van “guiando” o informando al turista en su visita. Facilitan el seguimiento de un itinerario ya que puedes elegir idioma y permite una total libertad a la hora de visitar un monumento o museo: más o menos tiempo, antes, después o directamente “pasar pista”. Las audioguias están pensadas para un público que quiere una visita “autoguiada” a su aire o una visita fuera de horario, en un idioma a veces difícil de encontrar o bien, para aquellas personas que planifican su viaje sin prisa y que perfectamente pueden disponer de un día entero en una localidad que a lo mejor otros con dos horas ya tienen suficiente. Con lo cual, si un destino turístico quiere ofrecer un servicio de calidad, plural y actualizado debe tener en cuenta estas consideraciones, ofreciendo un abanico de posibilidades a su cliente (a sus turistas) como pueden ser visitas guiadas por Guías Turísticos Profesionales, visitas Teatralizadas, servicio de audioguias, códigos QR, etc.

Cada servicio es insustituible y perfectamente compatible, sin embargo el error es intentar suplantar unos por otros, habitualmente por ahorrar dinero. Con ello lo único que se está consiguiendo es confundir al turista y ofrecer un mal servicio que tira por los suelos las tareas divulgativas emprendidas y deja entrever la mala o nula organización turística de un municipio, carente de objetivos y finalidades.

@jordilinares23

 

0 Comentarios

Contesta

©2021 Ready2visit audiovideoguias | Creación de contenido | Texto | Imagen | Audio

CONTACTO

Atrévete a contactar con nosotros:

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?